Maltrato en la guardería del terror: denuncian que la investigación no avanza y que la maestra sigue en libertad

La guardería platense “Aventuras en Pañales” fue clausura a principios de junio, después de que los papás de Pilar, una beba de cuatro meses, denunciaran ante la Justicia que la maestra Paula González había maltratado a la niña mientras estaba bajo su cuidado en el jardín.

Esta acusación destapó una ola muy grande de agresiones que se vivía dentro del lugar, y por la violencia que soportaron los niños, se inició una causa que actualmente está a cargo del fiscal Marcelo Romero. La investigación empezó en octubre del 2018, después de la denuncia de los padres de Pilar, y hasta ahora, ha avanzado muy poco. Aunque se pidió la detención de González, finalmente la aprehensión no se llevó a cabo, y tampoco se secuestraron los videos donde se ven los maltratos, no se imputó a la dueña de la guardería, ni se acusó a otras maestras que también agredieron a otros chicos.

En diálogo con BigBang, la abogada de los padres de Pilar, Martina Raffetto, explicó que el fiscal de la causa pidió la detención de González por el delito de “homicidio en grado de tentativa”, y que el juez Guillermo Atencio dio el visto bueno, pero que “se suspendió la ejecución de la detención por una eximición que presentaron los abogados de la maestra”. A pesar de que esa medida fue negada por el juez, el defensor de la docente apeló el rechazo ante la cámara, y hasta el momento ella sigue en libertad, sin siquiera haber sido citada para declarar.

Según la letrada, el avance de la causa es mínimo, y con el paso del tiempo, muchas prueban se han perdido. Entre la información que es importante, se encuentran, entre otras cosas, las grabaciones de las cámaras de seguridad del lugar y los testimonios de otros padres que aseguran que el comportamiento de sus hijos cambió negativamente desde que empezaron a asistir a la guardería.

“En la denuncia de una de las menores indicamos que había al menos otra docente implicada en los maltratos, pero ni siquiera está imputada. La segunda denuncia (que fue radicada por los padres de otro niño), la hicimos por abandono de persona en el cumplimiento de los deberes de cuidado”, explicó Raffetto, quien además añadió que hasta el momento tres familias se presentaron a declarar como testigos en la causa de Pilar, aunque desde la querella ofrecieron más personas, pero en la fiscalía no “se les tomó declaración”.

“No se le tomó declaración a los testigos que ofrecimos en la causa de Pilar, no se allanó el jardín, no se pidieron los videos a la empresa que maneja las cámaras de seguridad, no se le tomó indagatoria a la maestra, y después de la segunda denuncia, cuando los papás fueron a preguntar por qué no habían reclamado los videos, los empezaron a maltratar y los sacaron con la seguridad de la fiscalía”, aseguró la abogada.

En cuanto a la responsabilidad que pesa sobre la dueña de la guardería, Gabriela Nicoletti, es necesario tener en cuenta que el juez Guillermo Atencio le sugirió al fiscal que la impute por el “delito de omisión en los deberes de cuidado”, pero que aún así, la acusación contra ella todavía no se formalizó.

Los padres de Pilar y Raffetto presentaron unos videos donde se comprueba que, a pesar de que la beba lloraba en la planta de arriba, desde abajo se podía escuchar perfectamente los gritos, por lo que ellos consideran que Nicoletti estaba al tanto de las agresiones, y que no hacía nada para pararlas.

“La dueña de la guardería dijo que intencionalmente le había ocultado información a los padres de la guardería, por consejo de su abogado. Dijo en la fiscalía que había ocultado la violencia de Paula González, y no se la imputó. También dijo que los que tenía un ‘back up’ de videos de 40 días para atrás, y el fiscal nunca los pidió. Solo están los videos de la mitad de un día”, sostuvo la letrada indignada.

En su declaración, Nicoletti aseguró además que Paula González había trabajado desde el 2014 en la guardería sin haber presentado el título de sus estudios, y aunque se lo había pedido una vez, la docente le había indicado que lo tenía perdido.

Por todas estas falencias en la causa, Raffetto ya le adelantó a BigBang que en las próximas horas denunciará al fiscal Romero ante la fiscalía general, por obstruir la investigación.

La denuncia

Según explicaron los papás de la beba de cuatro meses, el 17 de octubre de 2018 las maestras de la guardería le entregaron a su hija con hematomas en la cara. A modo de explicación, las mujeres a cargo de los niños dijeron que la nena era muy inquieta y que sola se había lastimado.

En ese entonces, Pilar hacía un mes y una semana que iba a ese jardín, y en este tiempo los padres de la niña habían notado que una vez le habían quemado la boca con la leche de la mamadera que estaba muy caliente, y que en otra oportunidad la beba había vomitado leche de fórmula, cuando su mamá se sacaba y dejaba siempre preparada leche maternal.

Alertados, denunciaron a la maestra Paula Gonzáles ante la Justicia, ya que ella estaba a cargo de la nena, y una semana más tarde fueron a la guardería para que las autoridades del lugar le dieran explicaciones. Cuando llegaron, vieron que la docente acusada seguía con sus labores, y en una charla que mantuvieron en privado con las maestras y la dueña del lugar, todas negaron que haya existido maltrato.

A modo de justificación, en una reunión que hicieron los abogados de la guardería con los padres de los nenes, los profesionales aseguraron que lo que pasó con Pilar fue un hecho aislado, ya que González estaba muy mal porque se había peleado con su marido.

Big Bang News