Interesante clase de la diplomatura en Derecho Penal

Se llevó a cabo este viernes una nueva clase de la Diplomatura en Derecho Penal que organiza el Consejo Profesional de la Abogacía en convenio con la Universidad del Chaco Austral, y el auspicio de la Fiscalía de Estado de Formosa y el acompañamiento de la Comisión de Jóvenes Abogados y el Colegio de Magistrados.

En esta oportunidad, el docente universitario (UNNE) Daniel Domínguez Henaín llevó adelante la clase “Teoría de la Imputación Objetiva”.

Al respecto, la titular del CPA, Olga Yanzi selaló que más de 170 abogados están cursando la diplomatura con total éxito, llegados de distintos puntos de la provincia de Formosa. “El Consejo se siente halagado por la respuesta que obtuvimos de nuestros colegas” indicó.

Domínguez Henaín, profesor titular de la cátedra de derecho penal en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y de la Universidad de la Cuenca del Plata resalto la prolija organización de la diplomatura y explicó en pocas palabras el objetivo del módulo: “Las teorías que se elaboran en el derecho penal, son herramientas teóricas de las que el profesional del derecho puede valerse para llegar a concretar el objetivo central que es la solución axiológicamente más defendible de una situación. La solución debe ser defendible y a eso apuntan estas concepciones, la de aportar bagaje teórico de gran significación, lo importante es que esto tiene una aplicación práctica esencial, las consecuencias las percibe el justiciable”.

Dijo que este punto “Tiene muchas aristas, tal vez lo novedoso es que estas concepciones se preocupan en analizar minuciosamente los roles de los sujetos intervinientes, en algunas cuestiones el conflicto puede explicarse por la propia intervención de la víctima, esto hasta algunos años no se lo veía así”.

Para explicar mejor la cuestión brindó un ejemplo: “Supongamos que yo estoy en una reunión y le pido a un amigo que me acerque hasta un lugar pero él me confiesa que consumió mucho alcohol y que no está en condiciones adecuadas de transitar, yo insisto, asumo el riesgo, y luego se produce el accidente, parece lógico que si el titular del bien jurídico decide someter a riesgo su bien jurídico, después no tendría por qué estar pidiéndole al Estado que ejerza una represión cuanto que él aceptó y sometió voluntariamente a la acción. Se trata de buscar la solución, que no solo tiene que haber una armonía con lógica, sino que la solución sea satisfactoria y que el hombre común cuando escuche una decisión judicial diga realmente me parece justo, el valor justicia como valor central”.

El docente también opinó sobre el Código Penal y su necesidad de reforma: “el Código que tenemos si ubicamos en el contexto del momento cuando se lo aprobó, 1921, es excelente. Sin lugar a dudas con todos los avances tecnológicos, las nuevas realidades, organizaciones criminales que requieren un abordaje diferente, lo fueron dejando desactualizado. A lo que se agregó una serie de reformas, más de 900, totalmente sin que haya un mínimo de coherencia, y ha hecho que pierdan la claridad conceptual”.

“Es necesario una reforma, estoy de acuerdo, a partir de ahí se verán cuáles son los aspectos más urgentes a modificar y por donde irá. Es necesaria sin dudas. El proyecto presentado este año fue elaborado por destacados juristas, magistrados que conocen la realidad de lo que están regulando, uno podrá tener preferencias por una solución u otra, esto es producto de una elaboración a conciencia por juristas que conocen del tema. Veo dificultoso que en un año electoral, prospere” añadió.