Marzo tuvo la peor baja en el consumo mensual desde 2002

El dato surge de una consultora privada, que detalló los comercios y los productos más afectados.

Las ventas de los productos que forman parte de la canasta básica tuvieron en marzo una caída del 8,7%, en lo que para la consultora Scentia representa la mayor contracción desde 2002.

“Para nosotros se trata de la baja más pronunciada desde que comenzamos a medir la evolución de la canasta básica, superando incluso a la que se había registrado en agosto de 2016”, alertó el director de la consultora, Osvaldo del Río y agregó: “Para encontrar un número más negativo hay que retrotraerse a la crisis de 2002, 2003″.

“También es importante tener presente que estamos comparando contra un marzo con Pascuas (el de 2018), mientras que este año la fiesta cae en abril, así que lo podemos considerar como un atenuante”, indicó a La Nación.

En detalle, las bebidas sin alcohol fueron las más afectadas por la caída, con una contracción de casi 15% por debajo marzo de 2018. La siguió el rubro limpieza del hogar, con 12,3, luego las bebidas con alcohol y con una contracción de 10,4 y 10,3, respectivamente.

Por otro lado, los ítems menos afectados fueron alimentos básicos e higiene y cosmética, que igualmente mostraron un desempeño pobre, con bajas de 6,3 y 7,2%.

Además, Scentia explicó que la suba acumulada en doce meses fue de 51,8%, donde los más afectados siguen siendo los pequeños autoservicios, una baja del 10% contra el 7,2% de las cadenas de supermercados, “lo que implica que los grandes jugadores están ganando participación de mercado a manos de los comercios más chicos”, explicó el diario.

“Las transacciones sufrieron una retracción en los autoservicios independientes de -5%, mientras que en las cadenas fue de apenas -0,1%”, ampliaron en la consultora en la que proyectan que el año podría cerrar con una baja de entre 1,5 y 2,5% en el consumo.

Sin embargo, agregaron: “A partir de julio confiamos en que el panorama podría empezar a cambiar, con una desaceleración de la caída en las ventas, porque corremos con la ventaja de que la base de comparación empieza a ser peor. Pero más allá de este punto sería el cuarto año consecutivo de números en rojo para el consumo masivo“.

M1