El Gobierno rechazó el procedimiento preventivo de crisis de Femsa Coca-Cola, pero habrá despidos

La Compañía había pedido el miércoles pasado al ministro Dante Sica la apertura de un Proceso Preventivo de Crisis, el paso previo a las suspensiones, despidos y la reducción de indemnizaciones. 

El Ministerio de Producción y Trabajo que conduce Dante Sica rechazó este viernes el proceso preventivo de crisis que había sido solicitado el miércoles pasado por Femsa Coca-Cola para la planta que posee en el barrio de Pompeya.

Según confirmaron fuentes oficiales a La Nación se llegó a un acuerdo que prevé 32 despidos (la empresa buscaba que fueran 75) y que se pague el 100% de la indemnización. De esa manera, el Procedimiento Preventivo de Crisis no será abierto, dijeron en Producción y Trabajo.

La empresa justificó el pedido ante Sica al señalar que “Coca Cola-Femsa Argentina está atravesando una etapa compleja debido a la desaceleración del consumo, lo que la ha colocado en la necesidad de readecuar su estructura de trabajo”.

El proceso preventivo de crisis permite a las empresas en dificultades realizar suspensiones de personal, despidos masivos y reducir el monto de las indemnizaciones que debe pagar en casos de despidos.

En la era Macri los pedidos para abrir esta clase de procedimientos se dispararon.Sólo el año pasado 108 empresas lo hicieron, en 2017 fueron 25 y 53 en 2016, según las estadísticas oficiales de la Secretaría de Trabajo. Y la tendencia continúa en alza.

El Proceso Preventivo de Crisis más recordado de 2018 fue el de Carrefour, que cuenta con 19 mil empleados y 500 sucursales en el todo el país. Con el aval del entonces ministerio de Trabajo, Carrefour suspendió trabajadores, negoció indemnizaciones a la baja y flexibilizó varios ítems del Convenio Colectivo de Trabajo.

Femsa Coca-Cola cuenta con 2.500 empleados.

M1