Advierten los riesgos de niños jugando en piletas sin supervisión de un adulto

La cartera Sanitaria provincial recuerda a la comunidad que el ahogamiento es una de las principales causas de accidentes domésticos evitables en niños, de ahí que se brindó una serie de consejos a la comunidad para extremar los cuidados en lo que se refiere a accidentes en espejos de agua y piletas domésticas.

Entre las principales recomendaciones figura la prohibición de bañarse en los espejos de agua, lagunas, ríos y cauces que no se encuentren habilitados para tal fin. Los suelos rocosos, grande piedras o la profundidad al nadar o bañarse pueden poner en  riesgo la vida.

“El agua es uno de los lugares más propensos para que ocurran accidentes, especialmente en los niños. Por ello, para disfrutar de la frescura del agua en estos días de mucho calor es importante tomar algunas precauciones para prevenir lesiones y accidentes, que en ciertos casos pueden ser fatales”, indicaron.

En esta época de intenso calor,  refrescarse en el agua se convierte en algo irresistible para las personas de todas las edades, más aún para los niños pequeños. Sin embargo, las lagunas, riachos, ríos o lagos que no estén habilitados como balnearios, se convierten en un potencial peligro para personas de cualquier edad.

Tales incidentes también pueden ocurrir en  los hogares, como por ejemplo, en la pileta que puede encontrarse en cualquier domicilio.

Consejos

En primer lugar, siempre y en todo momento, hay que tener cuidado con los niños y nunca dejarlos solos. La supervisión del adulto debe ser permanente y es necesario que también, esa persona mayor, también sepa nadar. Por otra parte,  es importante que tenga suficientes reflejos para responder rápidamente frente a situaciones de peligro.

De este modo, no es aconsejable que los mismos niños, aunque fueran mayores, queden al cuidado de niños más pequeños y tampoco adultos mayores.

Aquellos que estén a cargo del cuidado de los niños deben enseñarle a los niños las reglas básicas de seguridad en el agua, como por ejemplo: avisarle a un adulto antes de entrar al agua, no correr, no empujar a otros niños, no jugar ni saltar cerca del borde de las piletas sin adultos cerca, no ingresar al agua en sectores no señalizados, no permitidos o no habilitados.