González discrepó que el primer acto de seguridad sea “desenfundar y disparar”

El ministro de Gobierno, Jorge Abel González, discrepó con quienes en este tiempo impongan en el país el concepto de seguridad priorizando “desenfundar y disparar”, ratificando su concepción de que “las políticas públicas brindando mejores condiciones de vida a los ciudadanos es la constructora de la mejor seguridad”.

Así lo expuso en el acto realizado en el Instituto Superior de Formación Policial donde se distinguió a los efectivos que fueron premiados por su trabajo sobre seguridad vial en el marco de la Feria de Ciencias Nacional.

En lo que se dedujo se trato de su discrepancia con la norma dictada por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, en la que se aprobaba un nuevo reglamento que autorizaba a las fuerzas de seguridad nacional a disparar sin dar la voz de alto y sin que medie agresión directa previa, el doctor González expuso su rechazo contra de esa decisión.

“Hoy parece que en la Argentina la seguridad es desenfundar una pistola y disparar. Jamás puede ser ese el primer acto de la seguridad, ya que la misma se construye con políticas públicas que brinden a los ciudadanos las mejores condiciones de vida”, sostuvo.

Expuso que “en ese marco tiene su importancia el hecho de que los institutos e instituciones de la seguridad coordinen acciones con otros organismos del estado a fin de que cada miembro de la comunidad se sienta seguro”.

El ministro destacó la labor policial provincial enmarcado en un proyecto de provincia, construyendo la mejor seguridad pública creando un fuerte vinculo con la comunidad, dentro del abordaje de una realidad que tiene que ver con el trabajo cotidiano.

Significó aquí el enorme sacrificio de los policías que trabajaron en la emergencia hídrica por la crecida del rio Pilcomayo, el protagonismo en diferentes festejos como el Día del Niño, “actos donde han recreado fuertes lazos de amistad con los ciudadanos, que tienen muchísimo que ver con la seguridad”.

Les hizo ver a los cadetes de tercer año que “con sus prácticas profesionalizantes han tenido la oportunidad de estar en los controles de alcoholemia y ver cómo se vive despreciando la vida. Pareciera ser una contradicción, pero lo vemos a cotidiano, porque cuando los proyectos de vida se limitan al goce del momento pierde la perspectiva de trascendencia de realizarse uno mismo como persona y en conjunto con otros a lo que brindamos lo mejor que tenemos”

Destacó las acciones de la Escuela de Cadetes a lo largo del año, “por eso el premio logrado en la Feria de Ciencias Nacional, es para todos los que trabajaron para alcanzar este éxito”, exhortando a que “la distinción sirva como base para continuar las acciones brindando consejos, sabiduría, capacitación y entrega a quienes nos debemos que es el pueblo de Formosa”.

Indicó que la formación de excelencia que se plantea tiene su sustento en “un proyecto político que por ejemplo les permiten contar con infraestructuras apropiadas, becas que perciben mensualmente, insumos y todo lo necesario para que dediquen su tiempo para prepararse a ser las mejores y los mejores policiales que el pueblo necesita”.