“El pueblo formoseño es parte de este título mundial”

Pablo Cerutti logró lo que pocos. Consiguió en un puñado de días ser Campeón del Mundo Senior y además treparse a lo más alto del ranking en Más 35. Emociones, balance, análisis y sensaciones en las próximas líneas.

“Para ser campeón del mundo es algo soñado. Fui bien preparado en el sentido de que no tuve el desgaste de tantos torneos jugados. Pero me engripe muy fuerte por unos días y eso me complico. Cuando llegue y pude ver el nivel de jugadores, me di cuenta que era un nivel muy alto el que tenían los jugadores. Estaban los mejores de Sudamérica y los europeos que tienen un roce muy importante. Es algo único. Hoy por hoy me encuentro con que soy Campeón del Mundo y el número uno del mundo en el ranking Más 35. Me siento bendecido, fue como una película que tenía que terminar así” dijo Pablo.

Con respecto a cada uno de los juegos del Singles, Cerutti contó: “Te tienen que pasar varias cosas para lograr el título, es más no se lo podría volver a lograr. El primer partido me tocó el 1 de Estados Unidos (Sucupira) y pensé que iba a ronda de consuelo. Pero bueno le gané a él, después pase contra un rival de la India (Sirpaul) y a medida que pasaba ganaba en confianza. Ya en octavos de final con el holandés Smit fue un partido durísimo, perdí el 1° set pero era parejo el juego, el empezó a errar, yo me agrande y lo pude ganar. Yo los veía muy buenos, pero en la cancha me sentía  a la par de ellos. Después me tocaron dos franceses como Burgos y Bonami muy buenos pero en donde me sentí muy cómodo.  Con respecto a la final fue como que la jugué con el corazón. Jamás pensé que iba a tener tanta repercusión lo mío, fueron cientos de mensajes y cuando llego a la final vi todo eso, de toda la provincia, de todos lados y eso me hizo jugar con una gran motivación. Eso me quitó presión. En el 1° set a él le salieron todas, jugó mucho mejor, pero en el segundo levanté, el empezó a errar y yo levante. Ya en el tercero, sentía tirones pero sabía que era mi chance y jugué con todo”.

Sobre el resto del certamen, donde Pablo jugó el torneo por equipos, y los Dobles Mixtos y Caballeros, la raqueta de Formosa expresó: “El balance por equipos fue bueno. Nos tocó un grupo muy duro, contra muy buenos equipos como Canadá y Francia. Fuimos puesto 13 pero creo que podríamos haber llegado entre el 7° y el 9°. El Dobles Caballeros fue muy difícil, mi compañero chileno Cristobal Aristegui se desgarró y en el 1° juego nos tocó una dupla norteamericana que era muy buena, la verdad es que jugaban muy bien y nos ganaron. Con respecto al Dobles Mixtos que jugué con Silvina Delgado creo que hicimos un muy buen papel, ganamos dos juegos y perdimos el tercero en 4° de final. Sentimos el trajín, eso también pasó”.

Para cerrar el número uno del mundo en su categoría dijo: “Es la primera vez que voy a un Mundial y la organización me pareció muy buena, de muy buen nivel. Todavía no tomo inmensidad de lo que logré. El amor de mi provincia fue incondicional. Viví y estoy viendo muchas muestras de cariño. El pueblo formoseño es parte de este título mundial y el cariño de la gente me hizo correr cada vez más, olvidarme de los dolores y darme cuenta que se podría. El agradecimiento para ellos es total. En Miami estábamos  yo y mi provincia atrás jugando el torneo”.