Encargados del oratorio del Gauchito Gil tienen 74 días para dejar el predio

El avance de las máquinas que trabajan sobre la traza de la ruta 11 para lo que será la autopista entre Formosa y Tatané es incesante. La fisonomía del lugar cambió notablemente y en medio de todo esto quedaron el templete de la Virgen del Carmen y el oratorio de la Difunta Correa y el Gauchito Gil, donde la familia encargada de estos últimos tiene 74 días para desalojar el predio.

Este lunes, en la Fiscalía de Estado Nº 2 se firmó un acuerdo entre Vialidad Provincial y la familia Romero-Espinosa en el que le aseguran que se le otorgará un predio ubicado en la entrada a Tres Marías, de 400 m2, pero que no le cubrirán los gastos de edificación, de acuerdo a lo que aseguró a La Mañana la encargada Fátima Romero.

“Nos cae remal esta situación. Estamos muy acongojados, pero nuestra fe es muy grande. Si pudimos esto en 26 años, llevar este lugar adelante, qué nos hace un poquito más. Nuestra mayor preocupación pasa por el lado de que nos dieron un plazo para desalojar el predio, pero el terreno aún no está y nosotros tenemos que edificar, con nuestros medios, ¿y cuándo vamos a empezar si no sabemos dónde? Nos dijeron que la semana que viene comprarían el terreno. Nosotros, hasta el momento, confiamos en la buena voluntad de la empresa y de Vialidad Provincial”, expresó la mujer.

Recordamos que la autopista que se construye se extenderá desde el límite con Chaco hasta la interconexión con la ruta 81 de Formosa. La obra inició en 2015 y se fijó un plazo de treinta y seis meses. El objetivo es brindar seguridad a quienes viajan por las rutas del NEA.

Los trabajos deberían incluir el traslado de instalaciones existentes, iluminación, la ejecución de alcantarillas, señalización del camino, instalación de defensas metálicas, entre otras tareas.
Esperanza

Haciendo frente a la adversidad, Fátima aseguró que su fe es “inquebrantable”, por lo cual decidió buscar “el lado positivo” a la situación. “En una de esas, el Gauchito quiere mejorar su casa, no sé, yo dejo todo en manos de él y de la Difunta Correa, que también está acá con nosotros. La empresa nos da el plazo hasta el 2 de mayo. Nuestra preocupación tiene que ver con tantas promesas que ellos incumplieron. Ahora dicen que cuando derrumbemos, ellos van a trasladar las cosas. Vamos a ver”, dijo.